September 06, 2021

Rick y Carol Parton – Honrando a una Hija Querida

Tras un trágico accidente en el que murió su hija Jenny a los 19 años, Rick y Carol Parton quisieron honrar su legado. Pidieron a los amigos y familiares que hicieran donativos en nombre de Jenny en lugar de flores. Jenny, licenciada por Garnet Valley y matriculada en el Landmark College de Vermont en el momento del accidente, tenía problemas de aprendizaje. Los Parton pensaron que la mejor forma de honrar a Jenny y su legado era conceder becas a otros estudiantes con dificultades de aprendizaje que necesitaran ayuda económica.

Trabajar con la Fundación para el Condado de Delaware nos hace la vida mucho más fácil. No puedo imaginar por qué la gente no consideraría una fundación comunitaria para ayudarles con sus donaciones caritativas.

Rick y Carol Parton

Hoy, más de 20 años después, los Parton tienen la misión de conceder anualmente a un estudiante de último curso de Garnet Valley con dificultades de aprendizaje una beca de 2.000 dólares por cada año de universidad. El estudiante puede utilizar esos fondos para pagar la matrícula, comprar libros de texto y mucho más. En el futuro, a los Parton les encantaría poder conceder una beca completa de matrícula universitaria a un estudiante con dificultades de aprendizaje.Para los Parton, la Fundación para el Condado de Delaware era el complemento ideal para sus objetivos filantrópicos. Tras 23 años gestionando la carga administrativa que suponía conceder becas anuales, Rick y Carol decidieron buscar ayuda. La experiencia de Carol trabajando con organizaciones sin ánimo de lucro le ayudó en su investigación, y cuando ella y Rick encontraron la fundación, supieron que era perfecta para ellos. No sólo podían crear un fondo de becas en memoria de Jenny, sino también un fondo asesorado por donantes con sus acciones apreciadas para gestionar toda su actividad filantrópica en un solo lugar. Todo ello sin la carga y la preocupación de las tareas administrativas.

Rick y Carol han incluido la fundación en sus testamentos para que ambos fondos puedan continuar a perpetuidad. Su hija Jessica, profesora de educación especial en Garnet Valley, es miembro del comité de becas y ayudará a continuar su legado. Los Parton se sienten afortunados de poder ofrecer oportunidades a los demás, y están agradecidos por el apoyo que les presta la fundación para ayudarles a cumplir sus objetivos benéficos.