Cerrar
 
September 06, 2021

Michele Small: No puedo imaginar mi vida sin el WIC

 

A los 46 años, Michele Small es madre adoptiva de dos gemelos y una niña. Sus circunstancias no estaban del todo planeadas, pero está contenta de cómo ha resultado.
“A esta edad, podría estar viajando por el mundo, pero me parece bien”, bromea.

Small es residente en Upper Darby y trabaja en la consulta de ginecología y obstetricia del Delaware County Memorial Hospital. Hace unos 4 ½ años, cuando su sobrina tenía sólo 7 meses, decidió hacerse cargo de su cuidado porque la madre de la niña era una drogadicta que a menudo tenía problemas con la ley.

Cuando la niña tenía 2 años, dijo que quería una hermana. Small no pudo encontrarle una hermana, pero aceptó convertirse en madre de acogida de dos niños gemelos cuya madre había sido asesinada. “Así que ahora tengo tres pequeños que he adoptado, y soy madre soltera”, dice.

Small está recibiendo ayuda del Programa para Mujeres, Bebés y Niños (WIC), una iniciativa financiada con fondos federales que proporciona asesoramiento nutricional crítico y apoyo a la lactancia materna a unas 9.500 mujeres del condado de Delaware. Son elegibles los bebés y los niños de hasta 5 años, incluidos los niños en acogida.

A través del WIC, Small recibe vales para comprar alimentos, información nutricional, remisiones a organismos sanitarios y de servicios sociales y otros servicios útiles para las madres.

“Lo calificaría con un 10”, dice sobre el programa y la forma en que se administra en el condado. “Es excelente”.

Small no es ajena a la maternidad: tiene un hijo biológico de 28 años. No obstante, obtiene información útil del programa, y cree que los niños están mejor nutricionalmente gracias a él.

Cuando va al supermercado con su cheque del programa WIC, también tiene a su alcance información nutricional proporcionada por el programa. Le dice cuánta carne, cereales y lácteos deben consumir sus hijos, y qué tipo de alimentos puede comprar con su cheque. También recibe consejos útiles sobre la preparación de alimentos, como por ejemplo cómo manipular las carnes congeladas.

Small está tan satisfecha con el programa que se ha convertido en embajadora oficiosa del mismo. Por su trabajo, siempre está rodeada de mujeres embarazadas y madres jóvenes. Small explica con entusiasmo a las mujeres que pueden beneficiarse del WIC cómo y dónde solicitarlo.

Para ella es una bendición. “Nunca pensé que volvería a criar niños”, dice. “No puedo imaginar mi vida sin el WIC”.